5 de marzo de 2014

"forjando" el carácter

Los rasgos que definen nuestra personalidad y carácter no son regalos que nos son otorgados. Eso si, está comprobado que la herencia genética adquirida por nuestros respectivos padres y demás antepasados, influyen en nuestra manera de ser. Pero es responsabilidad de cada uno/a, ir "forjándose" para soportar los "golpes" que por cualquier razón vamos acumulando en nuestra vida.

Al igual que en la manera que antiguamente se fabricaba una espada...
La forma de trabajar el hierro era la forja mediante la percusión sobre el hierro candente. Se golpeaba una y otra vez con martillos para desprender de ella las impurezas, la escoria y purificar el material. 
El mineral hierro cuanto más se golpeaba, más puro era. Así, poco a poco el artesano iba fortaleciendo y dando forma a las pulidas y vigorosas espadas.

No somos espadas, pero entendiendo y haciéndonos cargo de lo que nos ocurra y no culpando al exterior ("martillo"), podremos brillar como ellas... Una espada bien templada no tiene que ser solo una herramienta para hacer daño, también se puede utilizar para defenderse... en ocasiones, de uno mismo.



8 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada Manu!!!
    muchas veces quizás necesitamos más martillazos de los que nos gustaría para crear nuestra propia espada reluciente, pero ya se sabe que cuando quieres que reluzca ,el Universo trae los martillazos o no martillazos que necesitamos para ello. Seguro que la tuya ya brilla mucho y puedes disfrutar en Paz de ella,...
    Un Abrazo Guerrero :)

    ResponderEliminar
  2. Un gusto leer tu comentario, Angélica.
    La espada necesita un mantenimiento más o menos constante, porque se deteriora tras "la batalla" y debe de estar lista para próximas contiendas :)
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Bonita entrada Manu, supongo que como en todo, también tiene su trabajo personal y nuestras experiencias lógicamente también contribuyen a forjarlo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El carácter se hereda y se pule... Te lo digo yo, que soy clavadita a mi padre (pero sin sus experiencias).

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por aportar tu experiencia, Ana :)
    Besos.

    ResponderEliminar

Si tienes algo que decir, opinar o aportar... Bienvenido será.